Cuando el diagnóstico de autismo llega a la familia, muchas cosas cambian, especialmente en el contesto educativo. ¿Por dónde empezar a contar cómo cambian las cosas? Pues empecemos por el principio. Muchas veces el inicio de todo comienza con un proceso que es muy desconocido para las familias: la evaluación psicopedagógica.

La evaluación psicopedagógica

La evaluación psicopedagógica, es cómo dice la ORDEN 1493/2015, de 22 de mayo, de la Consejería de Educación, Juventud y Deporte de la CAM, es el proceso de recogida, análisis y valoración de la información relevante referida al alumno y a su contexto familiar y escolar necesaria para determinar si un alumno tiene necesidades educativas especiales, si precisa adaptación curricular de acceso o significativa, de enriquecimiento, ampliación curricular o flexibilización del período de escolarización y para tomar las decisiones relativas a su escolarización y promoción. Dicha evaluación psicopedagógica será revisada al final de cada etapa y, a petición del centro, al finalizar el tercer curso de Educación Primaria.

La evaluación psicopedagógica es el proceso de recogida, análisis y valoración de la información relevante referida al alumno y a su contexto familiar y escolar necesaria para determinar si un alumno tiene necesidades educativas especiales, si precisa adaptación curricular de acceso o significativa, de enriquecimiento, ampliación curricular o flexibilización del período de escolarización y para tomar las decisiones relativas a su escolarización y promoción.

Bueno, tras leer esto, muchos padres y madres estaremos confusos, y para dar una explicación simplificada, es un informe pericial que determina las características de desarrollo del alumno o alumna, determina las necesidades educativas y teóricamente debería definir de una manera clara e inequívoca, los ajustes razonables que van a ser necesarios en el centro educativo, especificando además una modalidad educativa recomendada. Es realizado generalmente por los Equipos de Orientación Educativa (EOEP) a los 6 y a los 12 años.

Sin meternos mucho en cómo se hacen (bien, mal o regular) las evaluaciones psicopedagógicas actualmente, sí que podemos decir que el Comité de Seguimiento de la Convención de Derechos para las personas con Discapacidad de la ONU (CPCD) , elaboró un informe en 2018 y valoró no muy bien el cómo se estaban realizando, ya que se basan en un enfoque médico de la persona, someten a un examen de la capacidad cognitiva a las personas con discapacidad, y así elaboran dictámenes que derivan en la segregación educativa de este alumnado. Por no extendernos mucho en este post, citamos este párrafo concreto y animamos a que se lea el informe que añadimos al final del artículo.

[…] El sistema de informes psicopedagógicos que resultan en un dictamen escolar y que determinan que ciertas personas con discapacidad, particularmente aquellas con discapacidades psicosociales o intelectuales, deriven en la educación segregada y el régimen de remedios y recursos administrativos y judiciales para personas con discapacidad en relación con el dictamen.[…]

En el siguiente esquema resumen se desprende lo que implica una evaluación psicopedagógica, que no es un proceso estático, y que debe irse adaptando al desarrollo del alumnado con necesidades educativas especiales, como son las personas con TEA.

Los ajustes educativos razonables y necesarios

Bueno, parece que no empezamos muy bien, ya que lo primero que obtenemos los padres es un informe de unas 10-12 hojas que dedica más del 75% a decirnos las dificultades que tiene nuestro hijo o hija en en diferentes áreas que le van a afectar a su desarrollo (cognitivo, de percepción social, motor, comunicativo-lingüístico, social y adaptativo, emocional, curricular, de aprendizaje… etc) . Vamos, todo un cuadro médico que ya sabemos las familias que implica el diagnóstico de autismo.

¿Y a partir de aquí qué? ¿Qué podemos esperar? Pues lo más lógico sería que ese 25 % restante del informe, más allá de centrarnos en pasar pruebas diagnósticas (que son necesarias para evidenciar las dificultades, aunque no estén adaptadas muchas de ellas a personas con autismo, por decirlo claramente) contuviera una definición y concreción de los ajustes razonables necesarios en el contexto educativo. En todo el contexto educativo, no sólo el curricular.

Otra vez, el Comité de Seguimiento del CPCD nos da una opinión poco favorable respecto a lo que se hace en España:

[…] En vez de explorar todas las posibilidades de inclusión del alumno, los diagnósticos impiden que los centros educativos ordinarios proporcionen medidas de apoyo y ajustes razonables. […]

Como padres o madres, no tenemos derecho a réplica de la evaluación psicopedagógica, pero sí que tenemos que entender al leerla, lo que estamos leyendo y contrastar con informes de otros profesionales si lo que está escrito, se ajusta a la realidad de las dificultades de aprendizaje que pueda presentar el alumno con autismo. Aunque no debemos centrarnos en las dificultades, debemos centrarnos en los ajustes. Ajustes que son razonables.

“Por «ajustes razonables» se entenderán las modificaciones y adaptaciones necesarias y adecuadas que no impongan una carga desproporcionada o indebida, cuando se requieran en un caso particular, para garantizar a las personas con discapacidad el goce o ejercicio, en igualdad de condiciones con las demás, de todos los derechos humanos y libertades fundamentales.”

Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad

En las escuelas y en las aulas, los ajustes razonables son un compromiso y una obligación desde una visión jurídica, pues implica modificaciones en las dimensiones política, cultural y práctica. Por consiguiente, no realizarlos es un acto de discriminación. Recomendamos que reviséis cuales son los ajustes razonables que aparecen en el apartado de orientaciones para el contexto escolar en la evaluación psicopedagógica de vuestros hijos e hijas y que preguntéis en las reuniones periódicas cómo, cuando y evidenciar que se están llevando a cabo.

La adaptación curricular significativa

Una adaptación curricular significativa, puede ser un ajuste razonable, pero como dice la normativa, las adaptaciones curriculares significativas se consideran una medida de carácter excepcional, según la Orden 1493/2015.  

Una adaptación curricular será significativa cuando la modificación de los elementos del currículo afecte al grado de consecución de los objetivos, los contenidos, los criterios de evaluación y, en su caso, los estándares de aprendizaje evaluables. ¿Y esto qué significa realmente?

Normalmente las adaptaciones curriculares significativas optan por reducir o eliminar materia del contenido del currículo educativo, o bien hace que los alumnos tengan un desfase de aprendizaje de los contenidos (por ejemplo, de los años anteriores). Pueden ser consideradas un ajuste razonable, pero no son ni los principales ajustes ni los únicos.

Suponen por tanto una modificación sustancial de los elementos obligatorios del currículo oficial y no se pueden aplicar adaptaciones curriculares si no hay previamente una evaluación psicopedagógica que las contemple.

Contenido de la ORDEN 1493/2015, de 22 de mayo, de la Consejería de Educación, Juventud y Deporte de la Comunidad de Madrid. 

Esto implicaría, que antes de llegar a esta medida, teóricamente se deberían haber puesto en práctica otras medidas de adaptaciones para el aprendizaje que no son significativas: las adaptaciones metodológicas. Aunque tal y como fue redactada esta norma, parece que se da por hecho que estas medidas van a aparecer en las evaluaciones psicopedagógicas de una manera habitual, nada excepcional en todo el proceso educativo de alumnos con necesidades de apoyo educativo.

Como padres, debemos ser informados cada año de cuáles son y en qué materias van a articularse las adaptaciones curriculares. Las adaptaciones se hacen en las materias de currículo, y son competencia de los maestros tutores (no pertenecen a los profesionales específicos que atienden a los alumnos con necesidades educativas especiales ni a los orientadores).

La información sobre las posibles adaptaciones curriculares debe ser previa y de manera que sepamos en cada año si se realizan o no adaptaciones curriculares, así como su alcance, y su seguimiento: si se han cumplido los objetivos fijados con el alumno y en el caso de que no hayan sido alcanzados, qué ha fallado y qué medidas correctoras se han tomado.

Cada año tienes que solicitar el DIAC (Documento Individual de Adaptación Curricular) para ver su contenido y ver hasta donde alcanzan y cómo evoluciona (seguimiento) de los objetivos de aprendizaje fijados con las adaptaciones curriculares para tu hijo o hija.

Pero una adaptación curricular, en sí, no es un buen ajuste razonable por sí misma. Si no se introducen cambios en la metodología de aprendizaje y en los diferentes procesos del entorno educativo, eso no hará que la adaptación curricular sea efectiva, simplemente, el alumno llevará un desfase curricular o con menos contenidos.

No se puede presuponer que un alumno por tener autismo, va a disponer de una adaptación curricular, ni tampoco pensar que la adaptación curricular es la mejor medida para este alumnado. Antes como hemos dicho, e incluso con adaptaciones curriculares, deben ponerse en práctica otros ajustes.

Estrategias metodológicas y adaptaciones no curriculares

Las adaptaciones metodológicas son aquellos ajustes razonables que la lógica del proceso educativo en un centro haría que se debieran aplicar sin que fuera necesaria una evaluación psicopedagógica, y cuya no aplicación supondría jurídicamente una discriminación respecto a las necesidades educativas detectadas en la evaluación psicopedagógica en el caso de que esta se haya realizado.

Una buena evaluación psicopedagógica debería definir estos ajustes razonables. Otra cosa sería ya, cómo son llevados a cabo en el centro educativo, siendo una responsabilidad global que estas estrategias se lleven a cabo, y que los equipos directivos, los líderes en los centros, promuevan que se lleven a cabo.

Existe una gran variedad de estrategias metodológicas, aunque no todas son utilizadas en las escuelas, algunas de ellas únicamente se utilizan con el alumnado con TEA, en lugar de utilizarlas con todo el alumnado dentro del aula con o sin TEA, desperdiciando oportunidades de aprendizaje para todos.

En el artículo Comparativa de las estrategias metodológicas utilizadas en dos escuelas inclusivas con alumnado con Trastorno del Espectro Autista (TEA) aparecen bastantes de las siguientes que nombramos:

  • Favorecer la contextualización y concreción de la información y del conocimiento:
    • Utilizar una apertura y un cierre claros.
    • Enseñar de manera secuencial y progresiva.
    • Dar ejemplos.
    • Explicar el significado de las metáforas.
    • Proporcionar notas guiadas.
    • Proponer actividades que se puedan generalizar y facilitar múltiples oportunidades tanto de aprendizaje como de evaluación.
    • Definir claramente las expectativas que se tienen sobre el alumnado (qué metas y objetivos concretos se le piden).
    • Utilizar un lenguaje concreto, con instrucciones explícitas, claras y específicas.
    • Dar tiempo al alumnado con TEA si este lo requiere.
  • Con el objetivo de aumentar la participación activa del alumnado con TEA, se aconseja:
    • Estructurar las actividades y presentar la información de manera oral con apoyo visual, usando tanto organizadores visuales como físicos.
    • Uso de metodología TEACCH (Treatment and Education of Autistic and related Communication-handicapped Children).
    • El uso de horarios visuales.
    • Uso de libros ilustrados.
    • Uso de historias sociales.
    • Uso de nuevas tecnologías, como podría ser el iPad.
    • Propiciar las actividades de interés del alumnado con TEA, pues ayudan a evitar el aburrimiento y favorecen la inclusión.
  • Para la prevención de conductas disruptivas, es recomendable lo siguiente:
    • Puesta en práctica del refuerzo positivo.
    • Uso de los esquemas visuales.
    • Uso de las técnicas de autocontrol.
    • Uso del role playing.
    • Definir claramente los espacios de trabajo,
    • Limitar de la sobrecarga sensorial
    • Establecer normas claras tanto de comportamiento como sociales para todas las rutinas del aula
  • Con el objetivo de aumentar la capacidad comunicativa del alumnado debería aplicarse:
    • Utilización del Sistema de Comunicación Alternativa o Augmentativa, con uso de sistemas de pictogramas (ARASAAC o SPC).
    • Usar la comunicación no verbal.
    • Fomentar la instrucción en grupos pequeños o bien la enseñanza en parejas, basándose en el aprendizaje cooperativo.

Recomendamos la lectura detenida de este artículo que contiene una relación no exhaustiva de estrategias metodológicas implementadas en el abordaje de estudiantes con TEA.

El Diseño Universal de Aprendizaje (DUA o UDL)

En 1984, el Center for Applied Special Technology (CAST) fue creado con el objetivo de mejorar el aprendizaje de alumnado con discapacidad en EEUU. CAST creó posteriormente las Directrices UDL (Univerdal Design of Learning), que son una herramienta que se utiliza en la implementación del Diseño Universal para el Aprendizaje, un marco para mejorar y optimizar la enseñanza y el aprendizaje para todas las personas sobre la base de conocimientos científicos sobre cómo aprendemos los seres humanos.

Muchos estudios en el ámbito internacional señalan que DUA, y concretamente UDL es un excelente modelo y herramienta que los maestros deben tener en cuenta durante su proceso de enseñanza porque permite crear nuevas estrategias para la inclusión educativa del alumnado con TEA.

El alumnado con TEA está cada vez más presente en las aulas de centros educativos ordinarios y sus necesidades educativas requieren respuestas específicas dentro de un entorno inclusivo. Los centros deben poder acoger a cualquier alumno independientemente de su grado de discapacidad o su necesidad educativa, y deben elaborar programas educativos para dar apoyo al desarrollo del alumno, a su inclusión social y a su participación en la comunidad.

¿Conoces los ajustes razonables que tiene tu hijo o hija en su centro educativo? ¿Crees que son suficientes? ¿Crees que se podría hacer más? Escríbenos a asociacion.nortea@gmail.com para narrarnos tu experiencia educativa, o déjanos un comentario.

#NorTEA-SomosUnoMas

Referencias y lecturas recomendadas

https://www.researchgate.net/profile/Ignacio-Calderon-Almendros/publication/262763685_Obstaculos_a_la_inclusion_cuestionando_concepciones_y_practicas_de_evaluacion_psicopedagogica/links/576a3e0f08ae1a43d23a40e9/Obstaculos-a-la-inclusion-cuestionando-concepciones-y-practicas-de-evaluacion-psicopedagogica.pdf

Fortuny Guasch, Rosa, & Sanahuja Gavaldà, Josep M.. (2020). Comparativa de las estrategias metodológicas utilizadas en dos escuelas inclusivas con alumnado con Trastorno del Espectro Autista (TEA). Revista Educación44(1), 62-92. https://dx.doi.org/10.15517/revedu.v44i1.36889

https://pttxokoa.blogspot.com/2020/12/como-adaptar-1-examen-ejemplo-practico.html

https://www.cast.org/

Normativa de la CAM

ORDEN 1493/2015, de 22 de mayo, de la Consejería de Educación, Juventud y Deporte, por la que se regula la evaluación y la promoción de los alumnos con necesidad específica de apoyo educativo, que cursen segundo ciclo de Educación Infantil, Educación Primaria y Enseñanza Básica Obligatoria, así como la flexibilización de la duración de las enseñanzas de los alumnos con altas capacidades intelectuales en la Comunidad de Madrid. 

Jurisprudencia

X