Curso: Manejo de la conducta en niñ@s con TEA

El pasado5 de febrero, asistimos al curso “Manejo de la conducta en niñ@s con TEA”, organizado por Manuela de La Pieza del Puzzle.

Fuimos un grupo de padres en un ambiente distendido, con la expectativa de aprender y compartir experiencias.

La primera pregunta a la que nos enfrentamos fue:

¿Cómo valorar las conductas?

Tenemos que clasificarlas en adecuadas e inadecuadas, nuestro hijos tienen muchísimas conductas, pero no podemos modificarlas todas, nos tenemos que enfocar en reconducir aquellas que realmente nos ocasiona una distorsión en nuestra vida y en aquellas que pueden serlo en el futuro si no actuamos ya. Así comienza el curso, con la introspección de “¿Qué hace mi hijo que debo cambiar urgentemente?” y por supuesto pienso en mi cosas.

El curso avanza y llegamos a un tema que no podía faltar, las rabietas, pienso en esa rabieta cuando mi hijo se lanzó al suelo porque se le rompió el cucurucho del helado, reviso las pautas que nos aconsejan seguir y me digo, pues no lo hice tan mal, pero desearía tenerlas grabadas y nunca olvidarlas, para estar segura que hacer cuando vuelva a ocurrir.

Hablamos de la causalidad y las  consecuencias de las conductas y como se refuerzan tanto positiva como negativamente. Un mensaje que Manuela compartió que me gustó particularmente fue el de reforzar la conducta que sí queremos, es decir, si queremos que nuestro hijo este tranquilo con nosotros viendo una película, el día que lo haga, decirle, “Que bien estas con nosotros en el sofá”, suena obvio, pero en realidad es muy difícil reconocer lo que está bien, hay que estar muy atentos porque se da por hecho, y en cambio es muy fácil reconocer lo que está mal porque afecta la dinámica de la familia.

Manuela también compartió un trocito de una charla de Carles Capdevila para explicar el pico de extinción, nos recomendó ver la charla completa, lo hice y puedo decir que es excelente.

Finalmente, aunque el tiempo se nos fue porque hubo mucha participación y compartimos muchos ejemplos personales, repasamos unos casos prácticos que buscaban ejemplificar y dar estructura a conductas típicas para que pensáramos como abordarlas según el procedimiento más apropiado.

Yo salí del curso con ganas de más, de más conocimiento, de más ejemplos, y de más aplicación para mi hijo. Comencé a aplicar cambios en la forma de alimentar a mi hijo desde el día siguiente, es un camino largo, pero todos en la familia vamos aprendiendo juntos para conseguir una mejor calidad de vida. No me queda más que agradecer a Manuela y la Pieza del Puzzle y a NorTEA por la oportunidad que me han dado de participar en este curso.

 

Anayansi Olivares